martes, 26 de enero de 2010

Proclamación de independencia




Quiero poner las cosas claras,
quiero que sepas
que ya no voy a depender más de tí.
Ya no acepto por más tiempo
tu tiranía,
tu presencia constante,
tu ferreo control.
He vivido demasiado tiempo
pendiente de tu mirada turbia,
de tu aprobación,
siempre amenazante,
siempre restrictiva.
Cualquier ilusión,
cualquier deseo,
cualquier placer que quisiera darme,
debía pasar por el tamiz
de tu estricta valoración.
Pues que sepas
que se ha terminado,
que he dejado de temerte.
Se que vivirás a mi lado,
que no puedo prescindir de tí,
pero a partir de ahora
serás como una amiga:
me respetarás y te respetaré,
me aceptarás y te aceptaré
y jamás, repito, jamás,
me impondrás tu criterio.
A partir de este momento,
Muerte,
serás sólo mi amable compañera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada